sábado, 5 de diciembre de 2015

Disertaciones del Crepúsculo – Armando Palau Aldana - Democracia, control social y gestión ambiental


Publicado el 5 de Diciembre de 2015.
Consultados los anaqueles del pensamiento (que a muchos sirven solo para exhibir y descrestar apuntalando sus ostentosos títulos académicos), se constata que a los avances del discurso ambiental y a las exigencias de los grupos de opinión y masa crítica de presión, se debe en buena parte que la democracia haya dejado de ser solo representativa, abriéndose camino la participación democrática. Así lo consagró la Declaración de Estocolmo sobre el Entorno Humano en mil novecientos setenta y dos: “Será menester que ciudadanos y comunidades, empresas e instituciones, en todos los planos, acepten las responsabilidades que les incumben y que todos ellos participen equitativamente en la labor común. Hombres de toda condición y organizaciones de diferente índole plasmarán, con la aportación de sus propios valores y la suma de sus actividades, el medio ambiente del futuro”. Sin embargo, quienes fungen de aperturistas son en la práctica falsos demócratas y como en el cuento del Lobo Feroz, son capaces de engañar a Caperucita Roja y a su abuelita, pero no a los cazadores que luchamos contra la corrupción y la contaminación.
Estas disertaciones se originan en la gota que reboso el lamentable rol del Consejo Directivo de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, la decisión del delegado del Gobernador de nuestro departamento y Presidente de este órgano de dirección corporativo, de negar la participación de veedores ciudadanos como observadores en las sesiones del Consejo de la C.V.C. Alega el veterano burócrata en grado de ignorancia supina: “Las reuniones que lleva a cabo actualmente el Consejo Directivo de la CVC, en orden a la elección del nuevo Director General de la CVC, como ya se señaló anteriormente, corresponde a un asunto establecido en sus propios estatutos, y para el cual se estableció un procedimiento interno, en el cual, cabe advertir, tampoco está previsto la participación de las veedurías ciudadanas, pues la vigilancia de que dicho proceso se lleve a cabo conforme a la Ley y las normas vigentes, corresponde a los mismos miembros del Consejo Directivo”.
En términos de la sana lógica jurídica, es tan garrafal este error, que de contera sienta un lesivo precedente en contra de lo consagrado en la Declaración de Río de Janeiro sobre Medio Ambiente y Desarrollo en mil novecientos noventa y dos: “El mejor modo de tratar las cuestiones ambientales es con la participación de todos los ciudadanos interesados, en el nivel que corresponda”. Que quien en su larga carrera de oficinista fuera personero en derechos humanos y procurador regional ambiental además de profesor universitario, defienda a ultranza la democracia representativa resulta absolutamente decepcionante, al estimar que las sesiones del Consejo Directivo son asuntos privados que no tienen relevancia pública, desconociendo que es de especial importancia la elección del Director de la C.V.C., la sexagenaria autoridad ambiental del Valle del Cauca (una entidad que contrató el año pasado cien mil millones de pesos, cuentas que la Contraloría General cuestionó y no feneció señalando la irresponsabilidad de dichos consejeros y del otrora Director), quiere decir que continúa apegado a la Constitución de mil ochocientos ochenta y seis, que impuso el centralismo y el cogobierno con la iglesia católica, cuando los conservadores en contubernio con liberales “moderados” derrotaron al Liberalismo Radical que brilló por las mejores ejecutorias y logros de nuestra república, medio siglo después de la Patria Boba.
Conozco de primera mano el veneno que se destila en estos menesteres, pues hace una década en nombre de un pequeño grupo de organizaciones ambientalistas alternativas, tuve que enfrentar con estoicismo como solitario quijote a diez consejeros directivos que en nombre de prácticas clientelistas imponían su mayoría, era tal la impotencia que experimenté, que ver la bella película Cyrano de Bergerac afloró lágrimas, aunque el tango me advirtiera “Sufra canejo, sufra y no llore, que un hombre macho no debe llorar”.
No cabe la menor duda que el Presidente del Consejo Directivo ha evidenciado su alineación con el establecimiento, donde concurre el magnate de la industria azucarera como delegado del Presidente de la República, la atornillada delegada del Ministro de Ambiente, dos alcaldes y voceros de los gremios privados, y delegados de las organizaciones ambientales y de las comunidades negras que fueron reelegidos violando las más elementales normas electorales de las minorías.
En el correcto camino de revisar mis fundamentos jurídicos y políticos de estas líneas, acudí a la sabiduría de la Corte Constitucional, que en sentencia del ocho de abril de dos mil tres, justipreció sobre la ley estatutaria de los organismos de control social: “Al determinar el proyecto de ley que la veeduría ciudadana es un mecanismo mediante el cual se ejerce vigilancia sobre la “gestión pública”, podría entenderse que el legislador estatutario ha limitado el ejercicio del derecho de participación directa en la vigilancia de la gestión pública a esta única modalidad. La Corte considera inadmisible esta interpretación, pues la participación ciudadana es un fenómeno complejo y con distintas modalidades de desarrollo. En el artículo 103 de la Carta, precisamente, se han contemplado distintas opciones de la participación ciudadana, en desarrollo del derecho fundamental previsto en el artículo 40 de la Constitución. La prohibición de estatización implica que al Estado le está vedado delimitar en forma absoluta, los objetivos que se pueden perseguir mediante el control a la gestión pública”.
Ahora entiendo, porque el Presidente del Consejo Directivo se hizo el de la oreja mocha en el cuestionamiento a la construcción de embalses por parte de la C.V.C., con un empréstito condonable por un millón de dólares del BID que se suma a otros cuatro que coloca la Corporación, para los meros estudios de factibilidad, que fijarán cuánto dinero nos prestará el Banco Interamericano de Desarrollo, crédito que bastantes lágrimas de sangre nos costara a los vallecaucanos.
Lamentablemente debe concluirse, con amigos así para que enemigos. Como decía Thomas Hobbes “El hombre es un lobo para el hombre”.
Cali, cinco de diciembre de dos mil quince.

Disertaciones del Crepúsculo – Armando Palau Aldana - Embalses y empréstitos bancarios.



Hace veinticinco años celebramos que nuestra Carta Política, sustituyera que de residir en la Nación fuera reconocida la soberanía como esencialmente popular, trecho para formular el anunciado paso de la participación democrática por encima de la democracia representativa, aunque el dicho siga todavía madurando en las acciones de quienes no tragamos entero. A su turno, en el noventa y dos se acordó en Río de Janeiro, que las cuestiones ambientales deben tratarse con amplia participación ciudadana y debe apoyarse la justa lucha de los pueblos contra la contaminación.
Infortunadamente nuestras autoridades ambientales lejos están de esos postulados, ni en la sexagenaria Corporación Autónoma Regional CVC ni en el joven Departamento de Gestión DAGMA (que ni siquiera sus veinte años celebró el Alcalde de Cali), entidades donde no existe ni un conato de participación ciudadana en el manejo del entorno y su oferta de recursos naturales, son agencias estatales donde se trabaja al ritmo de los acontecimientos y se aprovechan las funestas circunstancias generadas por fenómenos como el Cambio Climático, para proyectar onerosas obras civiles y aprestar empréstitos bancarios.
El caso concreto tiene que ver con un proyecto que viene cocinándose desde algún tiempo en las entretelas del poder en la CVC, la construcción de una serie de pequeñas represas, para continuar con la trayectoria de adiestramiento y entorpecimiento de cauces naturales como los ríos Bravo, Anchicayá y Cauca en nuestra región, sumado a la desecación y hurto de extensos humedales por parte del Cartel de los Piromanos Cañicultores para el crecimiento de la frontera azucarera en el extenso y otrora fértil valle aluvial.
No obstante haberse contratado cien mil millones el año pasado (como lo constató la Contraloría General al no fenecer las cuentas de la Corporación Autónoma Regional por manejo irregular del anterior Director con la complacencia del Consejo Directivo), ahora aparece por arte de magia un préstamo de un millón de dólares del Banco Interamericano de Desarrollo, para validar la factibilidad de esas obras grises que opacan la esperada gestión verde, pretendiendo poner en práctica el adagio "cuando el dinero habla la verdad calla", como si las arcas de la entidad regional no pudieren atender ese rubro de tres mil millones de pesos sin necesidad de endeudamiento, sencillamente para proyectar un préstamo de mayor envergadura cuando los estudios por los que competirán casi cuarenta entidades internacionales, arrogen el valor final del varillazo de esos innecesarios e insostenibles embalses.
Para retroalimentarnos de nuestra propia vivencia, el excelso jurista liberal Carlos Gaviria desde la Corte Constitucional, en la magistral providencia T-652 de 1998, sobre la construcción y llenado de la represa Urra I que afectó al pueblo indígena Embera Katío, justipreció: "Las obras civiles de la hidroeléctrica impiden las migraciones de los peces, que aún el traslado de éstos desde un lado a otro de la presa no permitió su reproducción, y que la inundación del embalse impedirá que se reproduzcan los pocos peces que se llevaron a la parte superior de la vertiente, puesto que "para su desarrollo los huevos deben permanecer en movimiento, desde el momento de la fertilización hasta la eclosión de las larvas". "Los embalses, de acuerdo con su tamaño, pueden afectar el clima de la región, aumentar la sismicidad, incrementar la incidencia de algunas enfermedades (especialmente en el trópico), propiciar la desaparición de especies acuáticas o el establecimiento de otras nuevas, y desde el punto de vista humano, cambiar toda la estructura social y económica de una región". "La represa también alterará las condiciones climáticas de la región en que habitan los Embera, aumentando la humedad promedio del aire, y convirtiendo las aguas represadas en un medio ideal para la reproducción óptima de múltiples factores patógenos".
En uno de sus escritos el caleño Juan Marchant, veterano arquitecto urbanista (Magíster en ordenamiento urbano en Yale), uno de los artífices del primer Plan Maestro de Acueducto y Alcantarrillado de la Sucursal del Cielo en el sesenta y nueve, nos precisa como el río Cauca sigue teniendo capacidad para ser nuestro principal proveedor por otro lapso de tiempo considerable, lo cual corrobora la ingeniera sanitaria PhD Inés Restrepo del Instituto Cinara de la Universidad del Valle, quien certifica que el Cauca en los períodos más críticos lleva cuarenta metros cúbicos por segundo y en Cali nos basta con ocho. Ambos coinciden que el generador de los problemas es el Canal CVC Sur que cortó los ríos Cañaveralejo, Meléndez y Lilí para la desecación del Distrito de Riego de Aguablanca (y favorecer a otro de los potentados de la caña de azúcar, Jorge Garcés), que entrega residuales colmatadas de contaminación aguas arriba de la bocatoma de Puerto Mallarino que calma la sed a las y los caleños.
Es pobre el argumento de la CVC, que pretende justificar que al salir el agua turbinada saldrá oxigenada y limpia, basta con anteponer el adagio chino "el agua demasiado pura no tiene peces", como para pensar que las susodichas represas nos resolverán los problemas del río Cauca. Las Empresas Municipales de Cali y la CVC deben acometer la construcción de una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales que remedie la alta carga orgánica y por ende su alta demanda bioquímica de oxígeno, a la salida del Canal CVC Sur, pero el origen y labor principal es el control de los efluentes que lo contaminan, es decir el ejercicio de la autoridad ambiental y una efectiva educación.
Por todo esto, desde el Círculo de Pensamiento Ambiental, con el concurso de ambientalistas como José María Borrero Navia y su CELA, las Fundaciones Castro Herrán, Agua y Paz y Asdima, y el Comité Ambiental de la Comuna Veinte, le estamos exigiendo al Director de la CVC la realización de una Audiencia Pública Ambiental dónde se debata si es realmente necesario ese soterrado endeudamiento con el BID para los embalses, lo que nos recuerda de André Maurois "Todo deseo estancado es un veneno".

Armando Palau Aldana, treinta de Noviembre de dos mil quince.

sábado, 7 de noviembre de 2015

Siempre es la misma guerra


Publicado el 6 de noviembre de 2015
Amy Goodman y Denis Moynihan
“Para comprender la naturaleza de la guerra actual —pues, a pesar del reagrupamiento que ocurre cada pocos años, siempre es la misma guerra— hay que darse cuenta en primer lugar de que esta guerra no puede ser decisiva” - “1984”, George Orwell
Cuando Barack Obama se postuló a la presidencia por primera vez, se presentó como el candidato opositor a la guerra. Ahora, cerca del fin de su segundo mandato, las dos guerras que George W. Bush inició y Obama continuó han retomado envión y se está librando una tercera guerra en Siria. Las fuerzas armadas estadounidenses están en todas partes del mundo, lanzando ataques con aviones no tripulados en Yemen y Somalia e intensificando así la conflagración mundial. Estados Unidos está en un estado de guerra permanente.
La crisis de la guerra y las millones de personas que huyen de ese infierno ha alcanzado niveles históricos, como no ocurría desde la Segunda Guerra Mundial, y dio lugar a que las Naciones Unidas y el Comité Internacional de la Cruz Roja emitieran lo que denominaron una “advertencia conjunta sin precedentes” para que los Estados pongan fin a las guerras, respeten el derecho internacional y ayuden a los 60 millones de refugiados que quedaron sin hogar como consecuencia de los conflictos recientes.
El Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, dijo: “La persistente violencia es una clara señal de que se necesita urgentemente una solución política al conflicto en Siria. El combate debe terminar ahora. No existe una solución militar para la crisis en Siria ni para ningún conflicto en otra parte del mundo. De Afganistán a la República Centroafricana, de Ucrania a Yemen, los combatientes y quienes los controlan están violando las reglas más básicas de la humanidad”.
El Presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja, Peter Maurer, añadió: “Cuando se ignoran las leyes y los principios humanitarios, cuando las agendas políticas son más importantes que las necesidades humanitarias, cuando se niega el acceso a los heridos y los enfermos, y cuando la preocupación por la seguridad hace que se suspendan las operaciones, las personas son abandonadas, la noción de protección pierde su significado y la humanidad es pisoteada. Solicitamos a los Estados que reafirmen nuestra humanidad compartida mediante medidas concretas y cumplan con su responsabilidad de respetar y asegurar el respeto del derecho internacional humanitario”.
El pedido conjunto de estos líderes fue lanzado poco después de que el Secretario de Defensa de Estados Unidos, Ash Carter, anunciara que las fuerzas armadas de Estados Unidos intervendrían de manera directa en Irak y Siria. En una reunión informativa, el secretario de prensa de la Casa Blanca, Josh Earnest, confirmó el envío de soldados a Siria. Earnest declaró: “El Presidente adoptó la decisión de intensificar el apoyo al ofrecer el envío de un pequeño número de personal militar estadounidense de operaciones especiales para asesorar y asistir sobre el terreno a quienes luchan contra el ISIS”.
El conflicto en Siria ha pasado a tener múltiples actores internos y un número creciente de participantes externos, que libran guerras en nombre de otros con intereses contrapuestos. Estados Unidos y Rusia son algunos de esos actores, al igual que Irán y las milicias chiíes que controla, así como también sus aliados de Hezbolá. Las milicias kurdas, que cuentan con el apoyo de Estados Unidos, están siendo atacadas por Turquía, un aliado de Estados Unidos. El autodenominado Estado Islámico (ISIS) está combatiendo contra el Gobierno de Assad, pero también está luchando contra grupos vinculados con al Qaeda, como el Grupo Jorasán y el Frente al Nusra.
Andrew Bacevich, coronel retirado, catedrático de la Universidad de Boston y veterano de la Guerra de Vietnam, afirmó en el programa de noticias de Democracy Now!: “Únicamente al evaluar la dimensión total de nuestro fracaso militar en la región podremos entender el imperativo de comenzar a pensar de manera diferente nuestra política con respecto a esa región” . Andrew Bacevich añadió: “La alternativa, en mi opinión, es reconocer que hay algunas guerras que no se pueden ganar y no deberían pelearse. La posibilidad de una solución al problema debe surgir de opciones no militares”. Al igual que Bacevich, su hijo era oficial del Ejército. Murió combatiendo en Irak en 2007.
Poner fin a esta guerra cada vez más extendida es responsabilidad de todos. Cuando en 2001 el Gobierno de Bush solicitó la aprobación del Congreso para atacar Afganistán tras los atentados del 11 de septiembre, solamente un miembro del Congreso votó en contra: la representante de California Barbara Lee. “El 11 de septiembre cambió el mundo. Ahora nos acechan nuestros temores más profundos. Sin embargo, estoy convencida de que la acción militar no evitará otros actos de terrorismo internacional contra Estados Unidos”. Así habló Barbara Lee en su intervención de dos minutos ante la Cámara de Representantes. “Como dijo de manera muy elocuente un miembro del clero: ‘Al actuar, no nos convirtamos en el mal que deploramos’”.
Es mucho más difícil hacer la paz que la guerra.
© 2015 Amy Goodman
Traducción al español del texto en inglés: Mercedes Camps. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español,spanish@democracynow.org

viernes, 23 de octubre de 2015

Disertaciones del Crepúsculo – ¡Discriminación y Persecución Política en C.V.C.!

Armando Palau Aldana
Bajo la dictadura del general Gustavo Rojas, en los tiempos intensos de la violencia política, bajo la influencia de José Castro Borrero, Ciro Molina Garcés, Manuel Carvajal Sinisterra y Harold Eder, se creó la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca con jurisdicción en los departamentos de Caldas, Valle del Cauca y Cauca (por aquellos tiempos no había emergido Risaralda). Se tomó como referencia la Autoridad del Valle de Tennessee creado por el Presidente Roosevelt en mil novecientos treinta y ocho. El objeto institucional de la C.V.C., fue la regulación de los cauces de aguas superficiales.
En aquellos tiempos, el serpenteo del río Cauca por las tierras aluviales de su valle geográfico ocupaba toda el centro gravitacional de la planicie, sus meandros eran de gran curvatura y en cada uno de los estertores de sus crecientes quedaban las cálidas madre viejas como despensas para recibir las migraciones de aves que arribaban desde las estribaciones del norte apartándose de los helados vientos árticos. Los grandes pantanos eran circundados por la biodiversa oferta que brindaban los bosques secos, como relictos de flora y fauna. Infortunadamente la importancia de estos humedales, solo vino a ser reconocida y declarada en la Convención de Ramsar promulgada en mil novecientos setenta y dos.
Los magnates de la caña de azúcar que ocupaban la sexta parte de este valle geográfico desde los inicios del siglo veinte hasta los mediados, fueron drenando ingente cantidad de humedales para el crecimiento de la frontera agrícola de sus cultivos, no obstante ser bienes de uso público, pero requerían además domesticar y acuartelar las bravías extensiones del río Cauca, por ello proyectaron la construcción de la represa de Salvajina para estrangularlo en su descenso de las montañas caucanas, lo cual finalmente se materializó en mil novecientos ochenta y cinco, con esto, los cañaduzales abarcan hoy doscientas treinta de las trescientas mil hectáreas de este valle. Desde la Fundación Biodiversidad (mi pequeña trinchera verde), he luchado durante los últimos veinticinco años contra estos desmanes de este Cartel de los Pirómanos Cañicultores, los hechos judiciales y los medios de comunicación dan fe de ello.
Luego vino en el noventa y cuatro, la creación del Ministerio de Ambiente como cabeza del Sistema Nacional Ambiental, permitiendo la llegada a los Consejos Directivos de dos representantes de las organizaciones ambientales. En el dos mil cuatro fui elegido como vocero de un sector minoritario de ambientalistas alternativos y libré con estoicismo una lucha frontal contra la corrupción. También fue elegido Julián Rentería, quien venía de trabajar en el Fondo Ambiental y se dedicó a cabildear contratos para algunas organizaciones como estrategia para ser reelegido por tres períodos más. Durante su permanencia en estos doce años, no ha habido espacio ni apoyo para el acrecentamiento del pensamiento ambiental y lastimosamente los convenios y contratos que él ha liderado no han aportado soluciones para frenar el deterioro de nuestro entorno y sus recursos naturales.
Rentería fue uno de los escuderos del entonces Director Oscar Libardo Campo, a quien después de una ardua batalla jurídica logre remover mediante Acción de Cumplimiento ante el Consejo de Estado. En el Informe Fiscal de la Contraloría General sobre la gestión en la C.V.C del dos mil catorce, no se fenecieron las cuentas de la Corporación y se evidenció la enorme responsabilidad del Consejo Directivo, en la cual concurre el personaje de marras.
La estrategia que usa para lograr su re-elección, es reclamar el apoyo por el cabildeo de contratos y convenios a las organizaciones ambientales, para chequearlo ha logrado que el voto sea público en las dos ocasiones anteriores. En esta ocasión, nos inscribimos doscientas cuarenta y nueve ONG’s y solo noventa y nueve fueron habilitadas para votar. Una de las excluidas fue la Fundación Biodiversidad (con artificios y malabares jurídicos), para que no se permitiera que la presencia de mi voz lograra un llamado a la Consciencia Ambiental, ello con la aquiescencia del coterráneo Rubén Darío Materón actual Director de la C.V.C.
Otra de las tramoyas, es desconocer el sistema de cociente electoral prescrito en el Constitución para elección de dos curules, imponiendo para la elección de la C.V.C. por mayoría de las organizaciones contratistas el otorgamiento de las dos curules a la plancha con mayor número de votos, con ello hoy se discriminó también al único aspirante afrodescendiente que se postuló, con quien ninguno de los cuatro candidatos restantes hizo plancha y fue barrido en la votación.
En estos artificios se cuenta con el acompañamiento del abogado defensor de derechos humanos Alvaro Sepúlveda, quien como en las otras ocasiones, sometió a decisión que se levantara la inviolabilidad del voto secreto, pediré el concepto autorizado del Consejo Seccional de la Judicatura para saber si trasgredió la ética profesional.
Por supuesto incoaré las acciones disciplinarias, judiciales y penales, como parte de mi oficio de control ciudadano contra esta bellaquería de discriminación y persecución política.
En fin, el carnaval de irregularidades conspiró una vez más, para que un quijote ambientalista fuera acallado, solo lograron que no pudiera votar, porque jamás acallaran mi voz. Decía el ilustre y noble hidalgo “Adonde interviene el favor y las dádivas, se allanan los riscos y se deshacen las dificultades“.
Cali, quince de octubre de dos mil quince.

sábado, 22 de agosto de 2015

Biodiversity Foundation


La Fundación Biodiversidad (Biodiversity Foundation) is an environmental nongovernmental organization (NGO) emerging in Cali, Colombia, alongside the deliberations of the National Constituent Assembly in January 1991. Personnel are composed of an interdisciplinary team of professionals working different components of the urban environment with an emphasis on environmental law. Legal Status 0136, 1993 of the Government of Valle de Cauca, registered in the Ministry of the Environment and included in the Regional Autonomous Corporation of Valle de Cauca (CVC) List of Environmental NGOs (1999). Nonprofit organization with registration at the Chamber of Commerce of Cali. Member of the Board of CVC on behalf of NGOs.
La Fundación Biodiversidad acts as a forum of information through workshops and discussions, as well as written publications of essays, investigations and newsletters. Furthermore, they participate in consultancy, environmental performance activities and training. The foundation has carried out various public and civil actions; against air pollution and illegal mining, campaigning to seal Cali’s landfill site for environmental health reasons, the creation of wetlands and interventions concerning municipal organization for environmental management. Currently they are working against agro-industrial pollution from mono-cultivation of sugar cane surrounding Cali, including large scale burning and aerial fumigation with Glyphosate.

lunes, 22 de junio de 2015

Legalidad e indecencia Gregorio Morán

Legalidad e indecencia
Gregorio Morán · · · · ·21/06/15
Admitir que se trataba de “la flor y nata” no lo diría ni un gacetillero del mundo de las finanzas, porque las únicas flores que les esperan ya son las mortuorias desde que las amantes se han puesto remisas a la ternura sin IVA. Respecto a “la nata”, tiene connotaciones poco agradables, porque los únicos animales que ordeñan son de dos patas y en general varones. Estoy hablando del Consejo Empresarial para la Competitividad, los que cortan el bacalao de la economía española. Telefónica, BBVA, La Caixa, Mercadona, El Corte Inglés… Se reunieron el martes, 26, después de recoger los detalles de lo ocurrido el domingo en los comicios municipales y autonómicos. ¿Y a que ustedes no saben qué decidieron? Como el horno no estaba para bollos, hablaron de fútbol, así, literalmente, como esos parados de larga duración y más hambre que vergüenza gritan “hemos ganado” en los campos de fútbol que nunca fueron suyos. Sí señor, así, con dos cojones, que la situación no está para opinar. Fútbol, y convocar la próxima reunión a ver si la cosa se va aclarando.
Ya sé que es una simpleza decirlo, porque no hay generación que prevea su inestable futuro, pero la mía, que ya se está despidiendo, lo hace con un atracón de basura y desencanto difícil de encontrar en el pasado. ¿Quién es más chorizo, el convergente Prenafeta o el pepero Bárcenas? Si esperamos que lo decidan los tribunales nos jubilará la vida. La elección es difícil pero de una actualidad política ­absoluta. ¡Pobres periodistas recién salidos de esas guar­derías donde se dan clases de cómo agradecer a los poderes los servicios prestados! ¿Para qué creen ustedes que los cerebrinos del Parlament pidieron que les iluminara Luis Bárcenas sobre los paraísos fiscales? Les podría dar yo una docena de nombres ca­talanes expertos en la ma­teria; porque para sacar hay que tener.
El Parlament, dominado por cierta cretinez parlamentaria no exenta de desvergüenza social, acepta que declare sobre los Paraísos Perdidos del Dinero nada menos que Bárcenas. Como es bastante más listo que la media de bandarras que los dioses nos concedieron, aceptó y de buena gana; primero le decía al PP que aún tiene mucho que contar pero sigue callado, y a los lumbreras parlamentarios creerse que están ante lo más parecido a Henry Kissinger que se encontrarán en su vida. Considero genial ese momento en el que en respuesta a una parlamentaria, facción sardana, dijo Bárcenas con ese cinismo que mamó desde la más tierna infancia: “Las ayudas al PP, a diferencia del 3% de las comisiones de ustedes, se hacía en definitiva por amistad, cariño…”. “¡Me ha llamado usted cariño!”, replicó indignada. “Disculpe, disculpe, me ha interpretado mal, quiero decir por cariño, jamás se me ocurriría dirigirme a usted en esos términos” (dijo Bárcenas, y cito de memoria). Mientras ese viejo zorro debía estar mirando a aquella madama con ese desprecio de los señoritos a las herederas autóctonas de Gracita Morales.
Pero no hemos resuelto el dilema: ¿ha quedado claro quién es más chorizo, si el arrogante Bárcenas o Prenafeta, el de la pena de telediario, aportación jurídica del tripartito, ya perfectamente recogida por el ministro Fernández, afectadísimo por una cabeza que se inclina, la de Rato, bajo la mano imperiosa de un policía? ¿Prenafeta o Bárcenas? Si metiéramos al gran Millet la cosa quedaría muy descompensada, por eso apelaron a Bárcenas. Basta que usted eche una mirada a los diarios.
El espacio dedicado a la declaración de Bárcenas fue inconmensurablemente mayor que el de Prenafeta –allí donde apareció algo– y les advierto que escuchar la chulería del personaje frente al personal parlamentario tenía algo de berlusconiano –si hay algún periodista en Barcelona que no le deba un favor, que lo diga, que lo diga, porque Prenafeta es como una agencia de colocaciones para periodistas en dique seco y con tragaderas– .Y además no hay color, comparar a un arrogante deportista de montaña, con la mochila llena de papel moneda y esposa con más pieles que una lapona, frente a ese prodigio de sensibilidad artística que es Prenafeta, don Luis el Muñidor, ¡que lee a Leopardi y en italiano! Desde aquel asesor de Palermo, detenido en Milán, Marcello dell’Utri, asesor de Berlusconi, que se dedicaba a la bibliofilia, no hay en nuestro mundo catalán algo similar. La arrogancia de Bárcenas tapó las marrullerías del más importante corruptor de mayores de la historia moderna de Catalunya. Todo legal, todo indecente.
Oh, aquel periodismo que soñamos y que nunca vimos. Se me vino a la cabeza mientras contemplaba a los tres delegados del FMI que han visitado España para decirnos lo que debemos hacer para que ellos sean más ricos y nosotros nunca salgamos de pobres, que en definitiva es un objetivo bancario cargado de sentido. Contemplé en imágenes fijas a Helge Berger, el jefe, alemán, bastaría con ver su traje de raya gruesa, esos que definen tres conceptos: ser financiero, ser alemán y ser el jefe. A su lado un latino, Sebastián Sola, flaquito sin necesidad de gimnasio y esa mirada larga que se les pone a los actores secundarios después de años de hacer lo mismo o parecido. El menos fotografiado, Andreas Adriano, una sombra no más, hijo de emigrantes al paraíso gringo probablemente. Tres ejecutores de la economía de mercado. Libertad de despido, subida del IVA y copagos en sanidad y educación.
Busqué datos biográficos, porque hasta los killers de la economía han tenido madre, pero no encontré mucho. Currículums larguísimos de empleados en diversos mataderos bancarios; veteranía en despedazar el ganado, pero poco más. Nada exótico sino todo lo contrario en ese selecto gremio. Ocurre con nuestro delegado del FMI en España, Luis Linde, con uno de esos currículos que de creértelos te convertirían en un tipo de dudosa moralidad y equívoco sentido de la decencia, con esa cara amorfa que se les pone a los bancarios –no digo banqueros, sino bancarios, que son cosas muy diferentes– cuando se les expone mucho a la luz y parecen batracios, porque todo en ellos es indefinido: el color, las extremidades, la mirada, la ropa… Puede estar usted escuchándoles media hora, que es un medida de tiempo importantísima para quien cuenta las unidades en transacciones internacionales, un cambalache legal que se concierta en décimas de segundos. Y si le encontrara por la calle no le reconocería.
Este desecho de tienta bancario toreó siempre en plazas fecundas pero blindadas a la decencia, ha repetido que los trabajadores fijos deben desaparecer, que el IVA debe subir y que los salarios han de comprimirse todos… salvo el suyo, estratosférico desde el principio, y que por decisión legal e indecente se ha ascendido él mismo en un 6%.
¿Lo ven? Ahí está la diferencia entre la legalidad y la decencia. Y no sé si estos frívolos indecentes serán conscientes de que conforme la distancia entre decencia y legalidad se vaya ensanchando se está creando el ambiente necesario para que la realidad estalle. Porque leyes son lo primero que dicta una clase o un partido dominante cuando alcanza el poder. Hacerse Estado de derecho. ¿Se acuerdan de Franco? ¿Alguien duda que la jurisprudencia del periodo nazi fuera de las más elaboradas de cuantas existieron en el siglo XX? Uno de los líderes de Podemos, el profesor Errejón, es un estudioso de Carl Schmitt –como ya lo fueron personajes tan dispares como Torcuato Fernández Miranda y Enrique Tierno Galván–. Sin Carl Schmitt –con­denado por las tropas aliadas a varios años de reclusión por su papel decisorio en la jurisprudencia hitleriana– no se hubiera alcanzado tan excelso nivel jurídico en la indecencia.
Estamos alimentando un estallido social que tiene como fuente la diferencia abismal entre lo legal y lo decente. Y estos majaderos que nos gobiernan hablan de legalidad con las bocas indecentes de Mariano Rajoy y Artur Mas. Como ayer hicieron Aznar y Pujol, tan vecinos, tan socios, tan patriotas.
Gregorio Morán, columnista habitual en el diario barcelonés La Vanguardia y amigo desde el principio del proyecto SinPermiso, fue un resistente político en el clandestino Partido Comunista de España bajo el franquismo. Periodista de investigación e insobornable crítico cultural, ha escrito libros imprescindibles para entender el proceso que llevó en España de la dictadura franquista a la Segunda Restauración borbónica. Su último libro: El cura y los mandarines (Madrid: Akal, 2014)

sábado, 23 de mayo de 2015

Un acto de protesta, no de sabotaje, en el lugar de nacimiento de la bomba atómic


Amy Goodman, con la colaboración de Denis Moynihan.
En lo profundo de las colinas del este de Tennessee se levanta un gran complejo militar llamado “Y-12”. Es el lugar donde se produce y se almacena todo el uranio altamente enriquecido que se usa para producir el arsenal de ojivas nucleares de Estados Unidos. El complejo está situado en Oak Ridge, la “ciudad secreta” que fue creada prácticamente de un día para el otro durante la Segunda Guerra Mundial y donde se produjo el uranio para la bomba atómica que fue lanzada sobre Hiroshima el 6 de agosto de 1945. Hoy en día, el complejo, apodado “El Fuerte Knox del uranio”, alberga cantidades de este elemento radiactivo suficientes para hacer 10.000 bombas atómicas.
Fue allí que, poco antes del amanecer del 28 de julio de 2012, tres activistas por la paz del movimiento Plowshares, entre ellos una monja de 82 años de edad, burlaron los numerosos sistemas de seguridad de las instalaciones y llegaron al corazón del complejo, el Centro de Almacenamiento de Materiales de Uranio Altamente Enriquecido o HEUMF (por su sigla en inglés). Pintaron mensajes de paz en las paredes, vertieron sangre, martillaron el concreto y fueron detenidos. A principios de este mes, un tribunal federal de apelaciones revocó sus condenas por sabotaje y los dejó en libertad tras dos años de cárcel. Esta es la primera vez que se revierte una condena por sabotaje a activistas de este grupo, un momento histórico para el movimiento por el desarme nuclear.
Plowshares es un movimiento que deriva su nombre del versículo 2:4 del libro de Isaías en la Biblia, que instruye: “Convertirán sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en hoces. No alzará espada nación contra nación ni se adiestrarán más para la guerra". Inspirados por la fe y comprometidos con la acción militante, los activistas de Plowshares han llevado a cabo acciones directas no violentas durante los últimos 35 años. Acceden a instalaciones militares de máxima seguridad y dañan con martillos armas de guerra, sea que se trate de aviones de combate o depósitos de misiles, o, como en este caso más reciente, el complejo que enriquece y almacena uranio para la producción de bombas.
Entre los primeros activistas de Plowshares estaban los hermanos Berrigan, el padre Daniel y el fallecido Philip, que habían concitado la atención nacional por la quema de listas de reclutamiento en protesta contra la guerra de Vietnam. En 1980, los Berrigan ingresaron junto con otros activistas a la fábrica de misiles nucleares de General Electric en la ciudad de King of Prussia, en Pensilvania, y dañaron con martillos los armazones de las ojivas, dejándolos inutilizables. Por esta y muchas otras acciones posteriores fueron varias veces a la cárcel. Decenas de protestas similares por el desarme se han producido en todo el mundo desde entonces.
Los activistas que lograron entrar en el complejo ultra seguro Y-12 conforman un trío muy especial: la hermana Megan Rice, una monja católica; Michael Walli, un veterano de la guerra de Vietnam que se volvió activista católico por la paz; y Greg Boertje-Obed, un ex oficial del ejército de Estados Unidos, ahora pintor de casas y activista por la paz. Después de cortar cuatro líneas de cercas y atravesar terrenos patrullados para llegar al HEUMF, pintaron consignas que decían “El fruto de la justicia es la paz” y “A Isaías le agradan los Plowshares”. Como en acciones anteriores, el grupo acuñó un nombre para sí mismo: “Transform Now Plowshares” (“Transformar ahora las espadas en arados”, en español). Le pregunté a la hermana Megan qué significaba. “¿Por qué hemos gastado en este lugar diez billones de dólares en 70 años, cuando ese dinero podría haber sido utilizado para transformar no solamente Estados Unidos, sino el mundo, en una alternativa para una vida mejor? En su lugar, hacemos algo que nunca podrá usarse, nunca debería usarse, que probablemente nunca se use a menos que queramos destruir el planeta”.
La falla de seguridad generó conmoción en los organismos de seguridad nacional, en especial en el Departamento de Energía, que está a cargo del Y-12 en el este de Tennessee. Si bien los tres activistas de Transform Now Plowshares enfrentaban cargos federales de sabotaje y hasta 30 años de prisión, durante el juicio permanecieron en libertad bajo fianza y libres de asistir a las audiencias del Congreso impulsadas por su acto de desobediencia civil, que The New York Times calificó de “la mayor violación de la seguridad en la historia del complejo atómico del país”. Sorprendentemente, Joe Barton, congresista republicano de Texas, elogió a la hermana Megan Rice:
“Queremos agradecerle por señalar algunos de los problemas en nuestra seguridad. Aunque yo no estoy totalmente de acuerdo con la plataforma que defiende, le agradezco por señalar las carencias de nuestro sistema de seguridad y por estar presente hoy. Señor presidente, esta jovencita llevaba consigo una Santa Biblia. Si hubiera sido una terrorista, solo Dios sabe lo que podría haber sucedido”.
Ed Markey, congresista demócrata de Massachusetts y actualmente senador, también se dirigió a la hermana Megan: “Gracias, hermana Megan Rice, por estar presente. Gracias por sus acciones. Gracias por su férrea voluntad de hacer centrar la atención en esta acumulación de armas nucleares que aún existe en nuestro mundo y lo mucho que necesitamos hacer algo para reducirla. No necesitamos más armas nucleares. Necesitamos menos”.
La hermana Megan Rice ahora tiene 85 años de edad. Ella y sus compañeros acusados esperan la decisión de un tribunal de primera instancia para saber si deben o no seguir tras las rejas por los cargos menores de destrucción de bienes del Estado, por el corte de cercas, pintar consignas y verter sangre en el Y-12. Pero, ciertamente, la libertad de la cárcel no es lo que más le preocupa. “Realmente no diría que nos sentimos libres, porque mientras exista una sola arma nuclear, nadie será libre”.
© 2015 Amy Goodman
Traducción al español del texto en inglés: Inés Coira. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, spanish@democracynow.org

viernes, 8 de mayo de 2015

Nuestro derecho a ser Marxistas-Leninistas. Por Fidel Castro Ruiz

Los 27 millones de soviéticos que murieron en la Gran Guerra Patria, lo hicieron también por la humanidad y por el derecho a pensar y a ser socialistas, ser marxistas-leninistas, ser comunistas, y a salir de la prehistoria. 
Fuente Cubadebate
Pasado mañana, 9 de mayo, se conmemorará el 70 aniversario de la Victoria del pueblo soviético en la Gran Guerra Patria. Dada la diferencia de hora, cuando elaboro estas líneas, los soldados y oficiales del Ejército de la Federación de Rusia llenos de orgullo, estarán ejercitando en la Plaza Roja de Moscú con los rápidos y marciales pasos que los caracterizan. 
Lenin fue un genial estratega revolucionario que no vaciló en asumir las ideas de Marx y llevarlas a cabo en un país inmenso y solo en parte industrializado, cuyo partido proletario se convirtió en el más radical y audaz del planeta tras la mayor matanza que el capitalismo había promovido en el mundo, donde por primera vez los tanques, las armas automáticas, la aviación y los gases asfixiantes hicieron su aparición en las guerras, y hasta un famoso cañón capaz de lanzar un pesado proyectil a más de cien kilómetros hizo constar su participación en la sangrienta contienda. 
De aquella matanza surgió la Liga de las Naciones, una institución que debía preservar la paz y no logró siquiera impedir el avance acelerado del colonialismo en África, gran parte de Asia, Oceanía, el Caribe, Canadá, y un grosero neocolonialismo en América Latina. 
Apenas 20 años después, otra espantosa guerra mundial se desató en Europa, cuyo preámbulo fue la Guerra Civil en España, iniciada en 1936. Tras la aplastante derrota nazi, las naciones cifraron sus esperanzas en la Organización de las Naciones Unidas, que se esfuerza por crear la cooperación que ponga fin a las agresiones y las guerras, donde los países puedan preservar la paz, el desarrollo y la cooperación pacífica de los Estados grandes y pequeños, ricos o pobres del planeta. 
Millones de científicos podrían, entre otras tareas, incrementar las posibilidades de supervivencia de la especie humana, ya amenazada con la escasez de agua y alimentos para miles de millones de personas en un breve lapso de tiempo. 
Somos ya 7 300 millones los habitantes en el planeta. En el año 1800 solo había 978 millones; esta cifra se elevó a 6 070 millones en el año 2000; y en el 2050, según cálculos conservadores, habrá 10 mil millones. 
Desde luego, apenas se menciona que a Europa Occidental arriban embarcaciones repletas de emigrantes que se transportan en cualquier objeto que flote, un río de emigrantes africanos, del continente colonizado por los europeos durante cientos de años. 
Hace 23 años, en una Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo expresé: “Una importante especie biológica está en riesgo de desaparecer por la rápida y progresiva liquidación de sus condiciones naturales de vida: el hombre.” No sabía entonces sin embargo cuán cerca estábamos de ello. 
Al conmemorarse el 70 aniversario de la Victoria en la Gran Guerra Patria, deseo hacer constar nuestra profunda admiración por el heroico pueblo soviético que prestó a la humanidad un colosal servicio. 
Hoy es posible la sólida alianza entre los pueblos de la Federación Rusa y el Estado de más rápido avance económico del mundo: la República Popular China; ambos países con su estrecha cooperación, su avanzada ciencia y sus poderosos ejércitos y valientes soldados constituyen un escudo poderoso de la paz y la seguridad mundial, a fin de que la vida de nuestra especie pueda preservarse.
La salud física y mental, y el espíritu de solidaridad son normas que deben prevalecer, o el destino del ser humano, este que conocemos, se perderá para siempre. 
Los 27 millones de soviéticos que murieron en la Gran Guerra Patria, lo hicieron también por la humanidad y por el derecho a pensar y a ser socialistas, ser marxistas-leninistas, ser comunistas, y a salir de la prehistoria. 
Fidel Castro Ruíz
Mayo 7 de 2015
10 y 14 p.m

lunes, 13 de abril de 2015

El pensamiento ambiental latinoamericano

El pensamiento ambiental latinoamericano
Joan Martínez Alier · · · · ·
12/04/15



En un capítulo introductorio de un libro recién publicado por la CLACSO he propuesto junto con el economista argentino Héctor Sejenovich y el historiador holandés Michiel Baud, la siguiente lista de rasgos propios del ambientalismo o ecologismo latinoamericano. Los presentamos para discusión pública. Son los señalados a continuación, que en parte coinciden y en parte divergen de los de otros continentes. 
a) La conciencia del desastre demográfico tras la conquista y por tanto un rechazo generalizado hacia el enfoque malthusiano sobre el problema de la sobrepoblación. Es cierto que América latina (con excepciones como El Salvador o Haití) es un continente de menor densidad de población que varios países europeos o que la India o Bangla Desh.
b) Un orgullo agroecológico presente especialmente en Mesoamérica y los Andes (y ausente en Estados Unidos), con personalidades de primera fila internacional como Hernández Xolocotzi, Gómez Pompa, Víctor Toledo, Miguel Altieri... América latina es un centro de biodiversidad agrícola.
c) Una admiración compartida entre la ciencia europea y americana (desde 1800 con Alexander von Humboldt) por la gran riqueza biológica del continente en sus diversos ecosistemas, junto con programas de conservación desde el siglo XIX. En esos programas destacan grandes ecólogos latinoamericanos como Jorge Morello en el estudio del Chaco y de la Pampa, Maximina Monasterio en el estudio de los páramos andinos, y muchos otros. Existe un conservacionismo latinoamericano.
d) Una conciencia viva de la inequidad política y económica mundial y el consecuente saqueo de los recursos naturales de la región. Esta conciencia corre desde la explotación colonial hasta la época actual. Está bien simbolizada en la imagen de las “venas abiertas” introducida por Eduardo Galeano, y ha dado lugar a investigaciones recientes sobre el intercambio económica y ecológicamente desigual. Nunca ha sido tan grande la exportación barata de energía y materiales de América Latina como en los últimos años.
e) Desde la década de 1980, una creciente conflictividad socioambiental que dio lugar al “ecologismo popular” con redes de activistas (como OCMAL, Oilwatch y otras) denunciando la extracción de recursos naturales y la destrucción de bienes comunes. Este “ecologismo de los pobres e indígenas” sigue creciendo, y es víctima de violencia estatal o paraestatal y de procesos de “criminalización”. Lo mismo ocurre en otros continentes, especialmente en Asia, Africa y América Latina.
f) La vigencia de antiguas cosmovisiones indígenas, el culto a la Pachamama reconocido en algunas Constituciones, el respeto por la naturaleza en cultos afroamericanos y las aportaciones de la Teología de la Liberación. También, en el plano cultural, la presencia de la ecología en la literatura, las músicas y el cine de los siglos XX y XXI.
g) En el plano oficial, el rechazo por los gobiernos latinoamericanos –desde Estocolmo en 1972 en adelante– de la idea de límites al crecimiento, definiendo una agenda propia que propone distintos “estilos de desarrollo” aunque aceptando finalmente un confuso “desarrollo sostenible”. En general, los gobiernos han visto el ecologismo o ambientalismo como una idea foránea, del Norte, que podría limitar el crecimiento económico. En Brasil, por ejemplo, se ha visto la defensa de la Amazonía bajo el lente de la soberanía nacional. Sin embargo, desde mediados de 1970, y por influencia de Ignacy Sachs (que era docente en Paris y viajó a México y a Brasil) se difundió la noción de ecodesarrollo, mucho antes de que triunfara la de desarrollo sostenible del informe Brundtland en 1987.
h) Recientemente pugna por nacer un nuevo ecologismo político latinoamericano (que tal vez se podría llamar eco-socialismo) que se abre paso entre el neoliberalismo y el nacionalismo popular, recurriendo a conceptos como racionalidad ecológica productiva (que ha introducido Enrique Leff), la deuda ecológica y deuda climática que el Norte tiene con el Sur, la justicia hídrica, los derechos de la naturaleza, el post-extractivismo, el post-desarrollismo y el Buen Vivir. Hay una pelea por interpretar algunos de estos términos, como Buen Vivir o Sumak Kawsay: ¿es al fin y al cabo otra forma de crecimiento económico o se trata de un pensamiento antiguo, que independiza el bienestar de las personas y de las comunidades del crecimiento económico?
Arturo Escobar y Gustavo Esteva han sido pensadores destacados del postdesarrollismo anteriores o paralelos a la discusión del decrecimiento o de la “prosperidad sin crecimiento” en Europa.
Algunos marxistas latinoamericanos como Mariátegui fueron agraristas, es decir, enfatizaron el papel de la naturaleza y su población humana dentro de los análisis de la estructura económica y apoyaron la continuación o restauración de las comunidades campesinas e indígenas que hoy son las que más protestan contra el extractivismo. Pero está todavía pendiente, realmente, la fusión del ecologismo popular con las antiguas izquierdas. 
Joan Martínez Alier es catedrático de teoría económica de la UAB. Amigo y colaborador de SinPermisoes un investigador pionero en el campo de la economía ecológica.

martes, 31 de marzo de 2015

Disertaciones ...


Cuando Darwin reflexionó sobre el origen de las especies, pensó que la lucha por la existencia -en un sentido amplio y metafórico- se relaciona con la selección natural, considerando que las especies de un mismo género, semejantes en costumbre, constitución y estructura, si entran en competencia entre sí, su lucha será más rigurosa que entre especies distintas. Así como la mejor adaptación a los cambios, hará inclinar la balanza a su favor. Los descendientes de las especies, estarán capacitados para aumentar cuanto más se diversifiquen en costumbres y conformación. Las especies primorosamente construidas, tan diferentes entre sí, y que dependen mutuamente de modos tan complejos, han sido producidas por leyes que obran a nuestro alrededor: crecimiento sin reproducción, herencia comprendida en la reproducción, variación de las condiciones de vida, aumento que conduce a la lucha por la vida, la selección natural, determinando la divergencia de caracteres y la extinsión de formas, resultando de la guerra de la naturaleza, del hambre y de la muerte. Mucho tiempo después, Monod consideró que en la evolución biológica el azar, la causalidad y la necesidad juegan un rol muy importante. En el mismo sentido Artaud estimó que los luchadores sociales, son unos pocos en esta época que procuran abrir espacios para la vida, lugares que no parecían estar ni tener un sitio en el cosmos, por ello las adversidades son mayores para aquellos que como el salmón nadan en contra de la corriente, al igual que las cometas lo hacen con el viento para elevarse. Con el faro de la verdad y la franqueza de sus argumentos y fundamentos, esa competencia, esa lucha rigurosa, esa adaptación de su discurso a las circunstancias preservando la especie de su ideario, ese inesperado azar y esa necesidad de cambiar y derribar el rumbo de los sometimientos, los torna un puñado de quijotes que luchan con estoicismo sin cuartel y sin descanso, cargados de insulsos señalamientos, odiosas discriminaciones, necias displicencias, peyorativos hostigamientos, así como de solitarios sentimientos de abandono, aún sabiendo -como dijo Gibrán- que también son los arcos por los cuales lanzan a sus descendientes procurando que vivan en un mundo mejor, a costa del desprecio de sus propios consanguíneos, sin que el reconocimiento o el regocijo sea su meta, a pesar del dolor de su intima soledad. 
Armando Palau Aldana

martes, 24 de marzo de 2015

Disertaciones del Crepúsculo – ¿Las Expresiones de la Corrupción?


Armando Palau Aldana - En los inicios de nuestra Patria Boba se originaron los conflictos bélicos entre los centralistas y federalistas, después vino la conformación de los partidos conservador y liberal, que irrumpieron en la década del cuarenta en el siglo diecinueve, los que a los pocos años de su constitución alimentaron guerras civiles durante media centuria hasta el año mil novecientos dos con la de los Mil Días. Luego, en la mitad del siglo veinte se encendió la no declarada violencia interpartidista en medio de la privación económica de los sectores populares y una rígida participación de los partidos tradicionales en los designios estatales, llevando a Jorge Eliecer Gaitán a pronunciar al Presidente Ospina la “Oración por la Paz”, que en vez de lograr su propósito ocasiono el asesinato del tribuno popular y registró el más sanguinario terrorismo prolongado durante más de una década, que aparentemente cesó con el acuerdo político del Frente Nacional. Renglón seguido prosiguió una guerra intestina entre el Gobierno Nacional y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, que durante un poco más del último medio siglo ha continuado desangrando a Colombia, prolongando un pasado de un absurdo y violento conflicto armado, en medio del cual sectores retardatarios terratenientes y empresariales han intervenido de la soterrada mano de la expresión más derechista de las fuerzas militares incorporando el paramilitarismo a esta triste historia, que indiscutiblemente es necesario detener y que la mayoría del pueblo colombiano desea esperanzadoramente con la estructurada consolidación de los Diálogos de La Habana, cuyos avances en la búsqueda de la paz tiene signos visibles. Las fuerzas democráticas y humanistas de la sociedad civil colombiana, coinciden en la necesidad de terminar el conflicto armado y social para alcanzar la paz en nuestro país, rebasando la estreches conceptual de detención solo de la guerra en cuyo propósito se afinca el propósito del Presidente Santos, mientras que la veterana insurgencia quiere involucrar la anhelada reforma agraria para terminar con las inequidades que el campesinado ha sufrido y que justifican el accionar de los ejércitos de Tirofijo.

Durante este largo y casi ininterrumpido periplo que ha colmado el mayor transcurso de nuestros doscientos años de vida republicana, la presencia de la corrupción estatal ha sido una constante, como lo testimonia el decreto presidencial bolivariano para detener la malversación o enriquecimiento ilícito con fondos públicos, enfermedad catastrófica que heredamos de esos españoles que nos colonizaron y que a su vez habían sido invadidos por los árabes durante casi ocho siglos. Esta guerrerista historia es el antecedente y la razón de ser de unas numerosas fuerzas armadas compuesta por más de quinientos treinta mil efectivos que corresponden a más del uno por ciento de la población y que desangran con el elevado gasto militar el presupuesto nacional, requiriendo veinticinco de los doscientos billones de pesos, que se ponen por encina de las veintitrés para salud y veintiuno para educación, y que solo es superada por los treinta y cinco billones para el servicio de la deuda externa.

La corrupción en las esferas estatal y privada encuentra eco en la sociedad colombiana, en la necesidad de acumular dinero para adquirir mayores lujos que no se resuelven con los salarios u honorarios que percibimos. El apego y el culto por el dinero al que llamara Giovanni Papini el “estiércol del diablo”, ese que reclama alguno de los componentes del hogar para tener la estabilidad que necesita el amor o se recurre a la complementación de quien teniéndolo funge en la banca de los suplentes para pronunciar palabras bonitas o el mismo que causa infelicidad a muchos hijos cuyo vínculo se mantiene férreo en la medida en que los padres dispensen una buena cantidad para atender los detalles de la moda y el consumismo, amarras que facilita el sistema financiero mediante el cual se han enriquecido tan solo mil quinientos de los siete mil millones de la población mundial, de los cuales solo ochenta son los verdaderos orientadores de la economía global, entre quienes se cuenta un ingeniero civil bogotano que de la mano de la construcción de viviendas incursionó en la banca y demostró desde el Valle del Cauca que no es suficiente la llamada “verraquera paisa”. Esta absurda realidad en el contexto de nuestro deshonroso lugar de desigualdad social entre los ciento noventa y cinco países que pueblan el globo terráqueo. Esta corrupción bajo la complicidad de la iglesia católica y las múltiples congregaciones cristianas protestantes, que esquilman a sus ovejas con el diezmo y que diezman a su vez a sus casas matrices en Estados Unidos, sin que ninguno de sus feligreses sepa el monto de lo acumulado en los rituales donde la fe enceguece y hace pensar en la condición primigenia de pecadores y en la egoísta salvación del alma de los sujetos sin que importe la corrupción que desangra a la sociedad colombiana, pues no sale de los púlpitos ninguna campaña para enfrentar esta horrible enfermedad, denunciando y poniendo de presente con férrea voz a la entrada de los templos o iglesias, que no es ejemplo de vida quien protagoniza por acción o permite por el cómplice silenció el robo a los dineros estatales, porque afirman que el que peca y reza u ora empata. También en ello participan las y los dirigentes de los hoy diversos partidos y movimientos políticos, que roban el erario o acumulan dinero que no son capaces de declarar, para financiar sus campañas electorales o las de sus hijos. Ni que decir de la vergüenza nacional en la Corte Constitucional y en otras altas cortes.

Así las cosas, seguimos preguntando: ¿Que está haciendo usted contra la corrupción? Porque incluso a los que asumieron con estoicismo el deber de enfrentar la corrupción, se les señala con el adjetivo de ser unos anarquistas irresponsables que no solo no producen y acumulan dinero, sino que además no dejan que otros lo hagan holgada y descaradamente.




Santiago de Cali, veintitrés de Marzo del año dos mil quince.

miércoles, 11 de marzo de 2015

¡Crónica de un arbitrario e infame desalojo!



Disertaciones del Crepúsculo – Armando Palau Aldana


¡Crónica de un arbitrario e infame desalojo!

En el trayecto de la Portada al Mar hacia la carretera Cabal Pombo que conduce a Buenaventura, es decir, a un lado de la parte baja de Terrón Colorado, se ubica un asentamiento poblacional de gentes que llegaron de varios rincones de nuestra geografía nacional, especialmente del sur y del litoral Pacífico, lo que corrobora que Cali como Sucursal del Cielo sigue siendo el histórico cruce de caminos. Estas comunidades que llegaron en el año de mil novecientos ochenta y tres -ciento treinta y siete familias, según los distintos censos que se han realizado en la última década- conformaron el barrio La Fortuna, como lo reconoció hace un lustro el acto administrativo mediante el cual laSecretaría de Bienestar Social y Desarrollo Territorial reconoció a su Junta de Acción Comunal, el cual ha sido víctima de varios intentos de desalojo policivo, el más brutal por parte del ESMAD y bajo la corta alcaldía de Ramiro Tafur, que derribó a porra las construcciones en ladrillo. Simultáneamente han sido esquilmados por las promesas politiqueras como la de Jorge Iván Ospina, cuando en el afán de ser el siguiente alcalde, se comprometió con el casi millar de habitantes a legalizarles la posesión del bien fiscal que ocupan estos compatriotas hace treinta y dos años, para adjudicárselos formalizando su vivienda de interés social, lo que nunca cumplió.

El predio fue adquirido en mil novecientos sesenta y nueve a la familia Garcés por la Empresa de Servicios Varios de Cali (que otrora prestaba el servicio de aseo), que luego se lo cedió al municipio en el año de mil novecientos setenta y dos. Esta localizado después del barrio Santa Rita, entre el Club de Trabajadores de Emcali y el barrio Palermo, entre la carretera al mar y al otro lado del Zoológico con el río Cali de por medio, esa deplorable cárcel de animales salvajes enclavada en un predio que la municipalidad le ha entregado en administración y que dirige Clara Domínguez (nadie puede ufanarse de que este es un proyecto de educación ambiental ni de preservación), quien ha sido laprincipal promotora del desalojo, y de Mario Fernando Prado el columnista Sirirí de El País quien vive en el altamente estratificado barrio y que se cree de mejor familia que las humildes y trabajadoras familias de La Fortuna. En un pequeño lote contiguo se construyó una costosa urbanización de casas de alcancía y se pretendió que la comunidad se enclaustrara en estas y pagara cuotas desconociéndole su tenencia y sus mejoras.

El proceso policivo se adelanta hace varios años ilegalmente ante la Inspectora Inés Crina, bajo el trámite de restitución de bien de uso público, no obstante que la Dirección de Bienes Inmuebles de la alcaldía ha certificado que se trata de un bien fiscal, que por ser una especie de propiedad privada de la municipalidad debía intentarse su recuperación mediante un proceso reivindicatorio ante la jurisdicción civil ordinaria. Sin embargo no ha sido posible que los juzgados municipales ante los cuales se han interpuesto un puñado de acciones de tutela se refieran a este aspecto y han sido declaradas improcedentes, a pesar que la Corte Constitucional y el Consejo de Estado han ratificado que el debido proceso es el de restitución.

Sumado a estas irregularidades, retomando la ley mil uno del año dos mil cinco, el Concejo de Cali autorizó hace dos años al alcalde Guerrero, para que cediera a título gratuito a las familias que viene ocupando para vivienda de interés social bienes fiscales del municipio hace por lo menos doce años, pero el burgomaestre del Vivo Bobo se ha negado alegando que el terreno está en alto riesgo, contrario al hecho notorio de no haber ocurrido ningún deslizamiento enLa Fortuna, a pesar de la permanente vibración que ocasiona el alto tráfico vehicular hacia el principal puerto marítimo de Colombia, así como el estudio de sismo resistencia que hizo el geólogo Luis Eduardo Padilla que demuestra que el terreno está en un macizo rocoso estable. Tampoco logramos la prosperidad de acción de cumplimiento que fue despachada negativamente con pobres argumentaciones jurídicas por el magistrado Oscar Valero quien preside el Tribunal Administrativo del Valle del Cauca y otrora se desempeñó como director jurídico de laalcaldía prestándole sus servicios al mismo partido conservador de Guerrero Velasco.

Desde la Fundación Biodiversidad, hace ocho años vengo acompañando y asistiendo jurídicamente a las gentes de LaFortuna en un voluntariado social, logrando aplazar los reiterados intentos de desalojo; el pasado viernes primero de marzo intervine como opositor a la nueva diligencia de desalojo policivo, en la que mediante argucias la Domínguez reclama una porción del asentamiento para la construcción de un sendero ecológico y el levantamiento de un muro, como el de la infamia que se derribó en Berlín. Demostré que no se contaba con licencia de construcción expedido por Curaduría Urbana, ni Plan de Manejo Ambiental avalado por el Dagma como autoridad ambiental. En el intermezzo dela diligencia se origino una violenta trifulca en que los moradores de La Fortuna se enfrentaron a la centena de policías que intentó intimidarlos, en una atropellada diligencia avalada por una funcionaria de la Personería Municipal en la que estuvo expuesta mi integridad física. Las mujeres cabeza de familia y sus hijos más jóvenes demostraron su coraje y arrojo defendieron su techo, hicieron uso de la soberanía popular y logramos detener el operativo, que estaba monitoreado por agentes antiterrorismo de la policía dotados con armamento de última generación. Fue uno de mis más honrosos triunfos profesionales.

Detrás de estos desmanes estuvo una Subsecretaria de Gobierno y contaron con el aval de la Secretaria de Gobierno Laura Beatriz Lugo, cuota política de la Concejal Noralba García del Partido Cambio Radical, a quien tendremos que preguntare si ella y su movimiento hoy dirigido por uno de los hijos de Luis Carlos Galán, avalan el ultraje del derecho constitucional a una vivienda digna en tiempos de los Diálogos de La Habana por la paz de Colombia, para que cese no solo el conflicto armado como también el social, del cual son víctimas las nobles gentes de La Fortuna.

Cali, ocho de marzo de dos mil quince, día internacional de la mujer.

miércoles, 4 de marzo de 2015

Cómo se radicalizó la clase media griega

Por: Vasilis Leontitsis



Una serie de comentaristas se han referido a la capacidad que tuvo Syriza de atraer el respaldo de un amplio sector de la sociedad griega en su victoria electoral del pasado 25 de enero. Vasilis Leontitsis escribe que una dinámica clave en las elecciones fue el apoyo que recibió Syriza de familias de clase media baja. Sostiene que si bien estas familias habían tendido a votar de modo conservador en anteriores elecciones, un nítido efecto de la crisis económica del país consistió en radicalizar a este sector del electorado y empujarlo hacia partidos con programas más radicales. 
Las recientes elecciones nacionales han provocado un desplazamiento considerable en el paisaje político griego y europeo. Es la primera vez que un partido radical de izquierdas ha ganado las elecciones generales en Grecia y, ciertamente, en Europa Occidental. Esto en sí mismo constituye una hazaña para Syriza y Alexis Tsipras, su carismático dirigente populista.
Sin embargo, existe un aspecto que ha pasado por alto el debate político posterior a las elecciones. A saber, que tras la transformación radical experimentada en Grecia está el hecho de que la familia griega media como institución principal de la sociedad griega no está necesariamente bajo el influjo de la lucha ideológica entre izquierda y derecha. Naturalmente, ha habido elementos de influencia en las ideas en las recientes elecciones. Sin embargo, lo que es todavía más importante, las familias griegas han demostrado preocupaciones prácticas y han luchado en muchos aspectos por su autoconservación. 
La familia era y sigue siendo la piedra angular de la sociedad griega. Se basa en la ayuda mutua y en las relaciones simbióticas entre sus miembros. En un país en el que el Estado nunca ha sido capaz de proveer una red completa de seguridad social, la familia es considerada una institución inviolable que absorbe los choques externos cuando es preciso. Esto ha permitido históricamente a sus miembros capear tormentas sociales y financieras.
Sin embargo, después de cinco año de desempleo creciente, deudas de los hogares y una reducción de sus ingresos disponibles, la familia griega se debate hoy tratando de desempeñar este papel fundamental. Ha aumentado el número de hogares en paro en el país. Además, el ahorro negativo (es decir, gastar los ahorros existentes para compensar la falta de ingresos) constituye hoy la norma. De aquí que se haya visto comprometida la posibilidad de conservar un nivel saludable de ingresos familiares.
Naturalmente, son las familias de clase media baja las que más han sufrido. Esas familias constituyen el espinazo de la sociedad griega. En el periodo posterior a 1974, el llamado Metapolitefsi (después de la dictadura), llegaron a acumular algunos modestos activos. Y cuando empezó la crisis financiera eran relativamente acomodadas para lo que han sido los baremos históricos griegos. Disfrutaban de un nivel de vida decente que se basaba en los lazos de solidaridad de sus miembros.
Las familias de clase media baja relativamente acomodadas en el pasado se han convertido en nouveaux pauvres de hoy, los nuevos pobres. Han perdido muchísimo en términos de riqueza material. Sus activos financieros se han evaporado, pero han conservado un vivo recuerdo de tiempos financieramente más seguros. Añádase a esto que se sienten humillados y traicionados por las élites políticas griegas tradicionales y sus socios europeos. Esto ha agitado el descontento y ha radicalizado a un segmento de la población que ha sido tradicionalmente conservador en lo social.
Esta parte de la sociedad griega tendía, hasta hace bien poco, a evitar cambios políticas bruscos. De aquí que el discurso político de la izquierda radical tendiera a ahuyentar a esos votantes. Durante años votaron a Nueva Democracia, el mayor partido conservador griego, o al Pasok, un partido de centroizquierda que hace tiempo que perdió sus raíces socialistas. Ambos partidos promovían políticas semejantes, basadas cada vez más en el neoliberalismo o en versiones rebajadas del mismo. Mientras se protegieron los cimientos financieros de las familias griegas, mediante el crecimiento económico y las relaciones clientelares, estuvieron encantados de preservar el statu quo político.
La aguda crisis financiera anuló este bonito equilibrio. El desplome financiero del hogar medio griego llevó al derrumbe de las viejas lealtades políticas. Las élites políticas tradicionales se vieron deslegitimadas y los ciudadanos griegos buscaron alternativas en la ultraderecha con Amanecer Dorado o en la izquierda radical, es decir, en Syriza. Y esta última, sobre todo, llenó rápidamente el vacío político. Ofrecía esperanzas a un electorado desilusionado. Ofrecía también el potencial de revertir las medidas que habían paralizado la base financiera de los hogares griegos. 
La familia media griega ya no tiene nada más que perder. No tiene nada que temer. Por esta razón es por lo que el intento de Nueva Democracia de generar inquietud respecto a la economía en las recientes elecciones fracasó como estrategia política. Sintiéndose perdidas las familias griegas, traicionadas e inseguras, estaban preparadas para llegar a los extremos del sistema de partidos con el fin de expresar su resentimiento por los años de penuria. Estaban, así pues, listas para adherirse a alternativas políticas radicales, al haberse atrevido a navegar aguas inexploradas. La victoria de Syriza dejó esto claro: el electorado estaba listo para responder a la conmoción del pilar más sacrosanto de la sociedad griega: la familia.
Vasilis Leontitsis, profesor de Estudios Europeos en la Universidad de Sheffield, en el Reino Unido, es especialista e investigador sobre Grecia y la Unión Europea.
Traducción para www.sinpermiso.info: Lucas Antón

lunes, 23 de febrero de 2015

La BBC despacha a un auténtico economista griego como “ideólogo sexy”


Por William K. Black - En su versión digital, las "Noticias" de la BBC te permiten pinchar un avance titulado "Yanis Varoufakis, charismatic ideologue" para acceder a un artículo fechado el 13 de febrero de 2015 con el titular "Perfil: Yanis Varoufakis, enemigo del rescate griego". Ni el avance ni el titular tienen el más mínimo sentido. Varoufakis es el ministro de Economía griego. Salvo que esto lo leemos, por supuesto, en la BBC, de modo que la descripción reza "el izquierdista ministro de Economía de Grecia, Yanis Varoufakis." Tiene su gracia, porque la BBC nunca describe al jefe del BCE como Mario Draghi, "el economista de derecha ultra", o Jeroen Dijsselbloem, el ministro de Economía holandés y sicario de la Troika, como el "no economista de derecha ultra ultra".
El "perfil" no resulta implacablemente hostil hacia Varoufakis, simplemente se niega a tomarle en serio. Varoufakis es un economista académico de enorme competencia. Sus puntos de vista en cuestión de medidas políticas se han demostrado correctos, lo cual reconoce ambiguamente hasta la BBC al denominarle "Casandra" de Grecia. .Entonces, ¿por qué trata la BBC a Varoufakis de izquierdista sexy y a Dijsselboem de respetado portavoz de la Troika, aunque Dijsselboem sea un ideólogo fanático que ha provocado una ingente penuria humana debido al entrecruzamiento de su inflexible ideología y su incompetencia económica?
Las opiniones de Varoufakis sobre la naturaleza autodestructiva de la austeridad como respuesta a la Gran Recesión reflejan el punto de vista económico dominante. Desde luego se trata de un hombre de izquierdas, pero sus puntos de vista sobre política se derivan de diferentes tradiciones ideológicas que la mayor parte de la gente consideraría antagónicas. Eso le convierte en un no ideólogo, tal como suele definirse el término. Por contraposición, la Troika, está enteramente dirigida por ideólogos. La diferencia primordial es que se trata de economistas excepcionalmente malos y excepcionalmente indiferentes a las penurias que infligen a los trabajadores de la periferia que desprecian y ridiculizan. La BBC, el New York Times y el Wall Street Journal nunca escribirían un perfil sobre la dirección de la Troika que recalque estos elementos. El perfil de la BBC es otro ejemplo de lo que yo llamo "prejuicios al descubierto". Los "periodistas" y los órganos de los medios de comunicación dejan al descubierto y delatan sus prejuicios, prejuicios que niegan acaloradamente, pero de los que rara vez escapan.


William Black es autor de La mejor manera de robar un banco es ser dueño de uno y profesor asociado de economía y derecho en la Universidad de Missouri-Kansas City. Pasó años trabajando en la política de regulación y prevención de fraudes como Director Ejecutivo del Instituto para la Prevención del Fraude, Director de Litigios de la Junta Federal de Préstamos del Banco Hipotecario y Director Adjunto de la Comisión Nacional para la Reforma de las Instituciones Financieras, además de otros cargos.

lunes, 16 de febrero de 2015

Disertaciones del Crepúsculo – ¿Qué está haciendo usted contra la Corrupción?


Armando Palau Aldana
En nuestra historia la corrupción tiene vieja data, hace ciento noventa años el Libertador Simón Bolívar dictaría en Lima un decreto presidencial determinando que aquel funcionario público que en juicio sumario se demostrara haber malversado o tomado para sí de los fondos públicos quedaría sujeto a la pena capital, determinando que los jueces a quienes competiere este juicio y que no procedieran conforme, serian condenados a la misma pena.
La Convención Interamericana contra la Corrupción, suscrita en mil novecientos noventa y seis por la Organización de Estados Americanos, definió la corrupción como el requerimiento o la aceptación, directa o indirectamente, por un funcionario público o una persona que ejerza funciones públicas, de cualquier objeto de valor pecuniario u otros beneficios como dádivas, favores, promesas o ventajas para sí mismo o para otra persona o entidad a cambio de la realización u omisión de cualquier acto en el ejercicio de sus funciones públicas, también con el fin de obtener ilícitamente beneficios para sí mismo o para un tercero, al igual que el aprovechamiento doloso u ocultación de bienes provenientes de cualesquiera de los descritos actos y la participación como autor, coautor, instigador, cómplice, encubridor o en cualquier otra forma en la comisión, tentativa de comisión, asociación o confabulación para la comisión de cualquiera de dichos actos. Así mismo se determinó el soborno transnacional, cuando se ofrece u otorga a un funcionario público de otro Estado, directa o indirectamente, por parte de sus nacionales, personas que residan habitualmente en su territorio y empresas domiciliadas en él, cualquier objeto de valor pecuniario u otros beneficios, como dádivas, favores, promesas o ventajas, a cambio de que dicho funcionario realice u omita cualquier acto, en el ejercicio de sus funciones públicas, relacionado con una transacción de naturaleza económica o comercial. Del mismo modo se acordó el levantamiento del secreto bancario entre los Estados adherentes para perseguir este flagelo. Son actos corruptos también: Acudir a los amigos para que se nos acelere una gestión estatal; Solicitar que se nos recomiende para un contrato o un cargo estatal pretendiendo burlar un concurso de méritos; Incumplir deliberadamente el ordenamiento jurídico, así como otros tantos casos de tráfico de influencias otrora llamados “venta de humo”, todo por el maldito metal o el estiércol del diablo como llamó Giovanni Papinni al dinero, como si los ataúdes vinieran con bolsillos.
Uno de los males mayores de nuestra sociedad es precisamente la corrupción (que también se presenta en el sector privado cuando un empleado de una empresa solicita una comisión por comprar un suministro o se la ofrecen los proveedores y la recibe), pero la que más nos interesa es la estatal porque compromete el erario conformado con los recursos públicos que aportamos las y los colombianos con los tributos que pagamos en la declaración de renta o sencillamente cuando adquirimos un producto o un servicio gravado con el impuesto al valor agregado, los cual nos torna en contribuyentes a todos. Igualmente lo conforman los dividendos que generan las empresas industriales y comerciales estatales, los bienes fiscales de la nación, sus riquezas petrolíferas y yacimientos minerales, así como todos los recursos naturales que le pertenecen al Estado y por ende a la soberanía popular.
En esa trampa que le arrebata recursos a la salud, la educación, el agua potable y el saneamiento básico (rubros con prioridad social en el presupuesto nacional por mandato constitucional), cae una parte de la ciudadanía -entre otras razones- por la ambición que paradójicamente envicia sin límite a muchos ricos o en muchos eventos por la angustiante escasez que se convierte en un sofisma de distracción. En la mayoría de los eventos es una práctica inveterada impuesta y sostenida por los gamonales politiqueros. En temas de comercio exterior conocidas son las dádivas presupuestadas por muchas transnacionales.
Lo lamentable, es que en ello ocurre como en la parodia de cornadas, cuyas víctimas son las últimas en darse cuenta, nadie quiere asumir la incomodidad ni el valor civil de contar de la infidelidad a la cornuda víctima. La ciudadanía prefiere callar porque teme que expone su vida o porque presume que nada pasará, pues los tentáculos del putrefacto robo al presupuesto público llegan hasta los organismos penales y de control. Una buena parte de la opinión pública asume el adagio que afirma “lo malo de la rosca es no estar en ella” y se hacen los de la vista gorda. Otros asimilan que la única forma de contratar con el Estado es pagando la dádiva o la pútrida comisión. Sumémosle a ello la fatal proposición de Turbay Ayala en tiempos de su presidencia “Tenemos que bajar la corrupción a sus justas proporciones” que enquistó la estúpida justificación que pregona: una módica comisión es aceptable siempre y cuando se vendan los bienes adquiridos o se presten los servicios con buena calidad.
La clase política que participa de este concierto para delinquir, cree estúpidamente que ante la aparente falta de evidencias, pruebas, investigaciones o sentencias que les lleven a buen recaudo tras las rejas, la sociedad ignora sus bellaquerías y hechos punibles. Es sencillamente un silencio cómplice, un tragarse un poquito del veneno, una autoflagelación. Para colmo de males, desde la tradición católica se confeccionó un decir “el que peca y reza empata” que les cae a los corruptos como anillo al dedo, pues vemos a esos bandidos de cuello blanco en los cultos religiosos orar y rezar con profundo recogimiento, como los mejores actores de cine.
Así las cosas y a pesar del alto costo personal y familiar de quienes asumen con estoicismo la lucha contra esa: ¡Seguimos envenenándonos y solidarizándonos con la corrupción! o ¡Asumimos de una vez por todas con objetividad la lucha contra ese mal! Ya es hora que contestemos con intima franqueza la pregunta ¿Que estamos haciendo contra la corrupción? Bertrand Russell sentenció “El mundo fue creado por el diablo en un momento en que Dios no estaba mirando”.

Santiago de Cali, quince de Febrero del año dos mil quince.

viernes, 13 de febrero de 2015

El triunfo de Syriza. Primeras reflexiones

Antoni Domènech · G. Buster · Daniel Raventós · · ·

El triunfo de Syriza es, por lo pronto, una gran victoria de la libertad, de la democracia republicana, del sentido común económico y de la dignidad nacional del pueblo griego. Un triunfo frente al miedo esgrimido como único argumento por las amalgamadas fuerzas de la sinrazón económica, el despotismo político corrupto, la prepotencia neocolonial, la xenofobia recrecida y el extremismo antisocial más descarado.

Y es, enseguida, una gran esperanza para todos los pueblos de Europa, muy particularmente de la Europa mediterránea. El cumplimiento mínimo del programa electoral de Syriza exige una renegociación con las autoridades de la UE –y con el BCE— de los términos de su "rescate". Lo que –todo el mundo se percata— no puede sino poner en causa el núcleo mismo de la locura austeritaria procíclica desplegada hasta ahora por esas mismas autoridades y que ha puesto al conjunto de la Unión Europea al borde de la desintegración. La emocionante alocución de Tsipras en la noche de la victoria electoral ha sido un gran discurso de afirmación de la dignidad nacional del pueblo griego, pero también de enfática afirmación de la fraternidad internacionalista. Desde el simbólico Propileo –el lugar de las grandes movilizaciones populares—, ante un masivo público preso de una justificada euforia y rebosante de banderas tricolores republicanas españolas, Bella Ciaos y otros grandes símbolos de la izquierda antifascista internacional, y muy consciente él mismo de las esperanzas que su gran victoria abre a todos los pueblos de Europa, el ya primer ministro griego habló también en calidad de jefe de toda la izquierda democrática continental. Hoy, en efecto, se abre la posibilidad de una época económica y política nueva en el continente.

La victoria de Syriza viene a certificar también –o eso puede empezar a aventurarse ya— una nueva época "ideológica". Para bien y para mal, una nueva época de inclemente dictadura de los hechos objetivos, brutos y desnudos, consiguiente al pinchazo de la enorme burbuja de fantasías ideológicas, eufemismos y "significantes vacíos" de fieros domadores académico-mediáticos de caracoles. En una especie de fuga hacia adelante idealmente negadora de realidades tan palmarias como desagradables, el ilusorio burbujeo de las "modernidades líquidas", las "economías del conocimiento", las "globalizaciones", los "populismos", los "neoliberalismos", las "sociedades de la información", las "biopolíticas", los "postmaterialismos", las "terceras vías", las metafísicas "potencias constituyentes" o las "grandes moderaciones" fue hinchándose en las dos o tres últimas décadas en paralelo al muy real burbujeo financiero del realísimo capitalismo remundializado, contrarreformado, cleptocrático y neorrentista de nuestro tiempo. Los apologéticos soñadores, a derecha e izquierda, de la pesadilla de una nueva Belle Epoque decimonónica "posmoderna" van despertando sobresaltados en medio de la terrible realidad de unos nuevos años 30 del siglo XX: enormes bolsas de pobreza, enorme desigualdad social, creciente polarización social, ominosa destrucción salarial, crecimiento del racismo, la xenofobia, los fundamentalismos religiosos y los pseudonacionalismos étnicos, imperio de la geopolítica descarnada, y –pésimo augurio— patética desorientación de las parlanchinas "elites" políticas e intelectuales tradicionales (a las que les falta ahora hasta la vergüenza torera de Ortega para admitir galanamente que "lo que pasa es que no sabemos lo que pasa".)

Pinchadas, una tras otra, todas las burbujas, lo que se adivina ahora en Europa es esto: con la creciente polarización social inducida por el hundimiento de la economía política que lo hizo posible y vividero, asistimos al colosal hundimiento del sistema de partidos políticos que expresaba políticamente las realidades sociales del capitalismo reformado de posguerra. En el Sur como en el Norte europeos, está seriamente amenazado aquel duopolio de dos grandes partidos de masas (Volksparteien) que competían electoralmente por el "centro". Queda por ver en qué parará ese terremoto del hasta hace poco considerado inamovible duopolio de la representación política. Símbolo donde los haya de su crisis irreversible: Grecia; ayer: nada menos que el actual presidente de la Internacional Socialista, el hasta hace cuatro años todopoderoso señor Papandreu, es ahora el inane capitoste de un grupúsculo extraparlamentario.

Syriza llega al gobierno en una coyuntura relativamente favorable. Cuando resulta evidente para casi todo el mundo –tertulianos y gacetilleros obnubilados aparte— el fracaso de las políticas económicas europeas de consolidación fiscal. Muy pocos días después de que el presidente del BCE, el señor Draghi, haya tenido que salir a la desesperada, a destiempo y con la ridícula "pistolita de agua" de la flexibilización cuantitativa, como ha dicho el gran economista Varoufakis –muy probablemente la principal autoridad intelectual del próximo gobierno de Tsipras—, a tratar de sofocar en solitario, y censurado por las autoridades monetarias alemanas, el pavoroso incendio de la deflación europea.

También resulta ese triunfo muy oportuno en un país, cuyo combativo movimiento obrero y popular, después de 30 huelgas generales –¡que se dice pronto!— y de innumerables marchas y manifestaciones callejeras, comenzaba a dar síntomas evidentes de cansancio y desmoralización. Hay que esperar que el triunfo electoral de Syriza, un partido dotado de gran capilaridad social y notable fuerza sindical organizada, constituido –y madurado— él mismo por la compleja unión de más de una decena de heteróclitos grupos, formaciones y partidos de izquierda, centroizquierda y extrema izquierda, contribuirá también a revigorizar y a dar un nuevo soplo de moral a los movimientos sociales griegos, tanto en su acreditada vertiente de protesta y contestación, cuanto –¡rasgo interesantísimo de la actual experiencia griega!— en su vertiente de cotidiana defensa y afirmación autoorganizada del bienestar y la economía política populares.

Pero también es verdad que Syriza se dispone desde hoy a tomar las riendas del país en pésimas condiciones para un gobierno de izquierdas radicales e insumisas.

Tendrá que hacer frente a un verdadero infierno social heredado de las políticas económicas de la derecha y del PASOK, y empezar a paliar sus efectos más terribles en todos los ámbitos desde el primer momento.

Y también desde el primer momento, tendrá que hacer frente a unas autoridades europeas que oscilarán entre el realismo económico más elemental, que aconseja hacer borrón y cuenta nueva del Memorándum y comenzar a renegociar la quita de la deuda griega –la amenaza de expulsar a Grecia de la Eurozona es un farol de todo punto increíble—, y el temor político a que las mínimas concesiones en esa negociación generen un efecto de entusiasta contagio en todos los países deudores de la periferia europea, y que el ejemplo de Syriza comience a generalizarse, poniendo abrupto fin al económicamente suicida federalismo fiscal autoritario de la actual Unión Europea y acelerando la crisis de los sistemas políticos duopólicos dominantes.

Mención aparte merece el que con toda probabilidad será el principal negociador de Syriza en Francfort, Bruselas y Washington, el amigo y colaborador de SP Yanis Varoufakis, un filomarxista postkeynesiano que goza de gran y merecida reputación académica internacional –también como experto en asuntos europeos— y que es probablemente una de las cabezas política y económicamente más lúcidas de la izquierda mundial. En los peores momentos de la República de Weimar, otro gran economista marxista tuvo que enfrentarse a tareas de gobierno en circunstancias que guardan sorprendentes analogías con la Grecia actual. En la era de la hiperinflación desbocada (1923), fue, en efecto, el competentísimo ministro de finanzas marxista Rudolf Hilferding quien, a diferencia del liberal Schumpeter (ministro de finanzas en Viena), logró encarar el problema y concebir con espectacular –y mal recordado— éxito la brillante idea de yugular la espiral hiperinflacionaria alemana introduciendo aquel "marco-renta" fiduciario que permitió luego la renegociación de la deuda de Weimar con París, Londres y Wall Street. Pero después del crash financiero mundial de 1929, en la siguiente crisis seria (1932), que no fue de hiperinflación, sino todo lo contrario, de deflación, Hilferding fracasó trágicamente. No llegó a comprender el terrible significado de una espiral deflacionaria en la vida económica. Guiado seguramente por prejuicios doctrinales "marxistas" tradicionales, se opuso tenazmente, desde la dirección del Partido Socialdemócrata alemán, al plan del economista jefe de los sindicatos obreros alemanes, Woitinsky, de revivir la agonizante economía alemana con un "programa de coyuntura" consistente en inversiones públicas masivas y enérgicas políticas sociales. Ese plan sindical in extremis –que contaba incluso con el apoyo de una parte del Estado Mayor alemán— fue la última oportunidad de que gozó la República de Weimar para evitar el golpe de Estado de Hitler y Hindenburg en enero de 1933. El gran Hilferding nunca más se recobró de esa aciaga responsabilidad. En lo que hace al protokeynesiano Woitinsky, terminó sus días en el exilio norteamericano como uno de los principales arquitectos del New Deal roosveltiano. Yanis Varoufakis, que no es precisamente un ideólogo doctrinario, y que acaba de presentarse como un científico que discute y delibera como científico, y no como un vulgar politicastro ergotizante, tendrá ahora ante sí una tarea que es relevante también desde el punto de vista de la historia de las ideas económicas: demostrar que un filomarxista postkeynesiano puede enfrentarse con éxito a los demonios de la deflación. Y tal vez el primer paso en esa tarea pase por recordar a las autoridades alemanas –y a toda Europa— que la República de Weimar no cayó por la hiperinflación de 1923, sino, precisamente, por la espiral deflacionaria que no supo dominar en 1932-33.

En cualquier caso, la victoria de Syriza trae consigo varias lecciones sobre la forma de construir hegemonía social, política y espiritual en los martirizados estados de la periferia deudora de la Unión Europea. Sitúa, por lo pronto, con realismo el escenario del enfrentamiento político entre las oligarquías cleptocráticas rentistas y las clases trabajadoras y populares en todo el continente: no hay atajos en el cambio de la correlación de fuerzas en la Unión Europea. Y muestra, claro está, la viabilidad de una salida por la izquierda en esta peligrosa crisis. Una salida que pasa por la reafirmación de la soberanía y de la dignidad nacional de los distintos pueblos de Europa en el marco de la fraternidad internacionalista: por construir un proyecto democrático europeo capaz no solo de resistir, sino también de negociar y de torcer el pulso a las instituciones de la Troika que exigen inútiles sacrificios económicos, sociales y humanos en el altar del "neoliberalismo". La izquierda griega necesitará desesperadamente, más que nunca, que no se la deje sola. Que nos solidaricemos con ella en todos y cada uno de los pasos de las difíciles negociaciones que aguardan en los próximos meses en Francfort, en Bruselas y en Washington. Que hagamos retroceder decisivamente a la derecha neoliberal en cada uno de los estados miembros, empezando por el Reino de España, alterando de la forma políticamente más efectiva la actual relación de fuerzas: con gobiernos de izquierdas como el de Syriza. En definitiva, la consigna y la responsabilidad de las izquierdas europeas, su obligación internacionalista, es clara: construir una, dos, tres, muchas Syrizas, capaces de abrir una nueva etapa política en Europa.

Antoni Domènech es el Editor general de SinPermiso. Gustavo Búster y Daniel Raventós son miembros del Consejo de Redacción de SinPermiso.